Mayra Fernández / Alfredo García. Dirigiéndonos al Pontón desde Cangas de Onís, el primer pueblo que nos encontramos es Caño, pueblo donde se encuentra la presa con el pozo salmonero. 

Al otro lado del pueblo cruzando el río Sella, encontramos la central hidroeléctrica, la cual tiene su origen concesional en la Resolución Gobernativa en el 6 de noviembre de 1869 por la cual se otorgaba la derivación de las aguas del río Sella. 

Nuevas reformas

Esta Central propiedad de EDP, salió a concurso tras ser rescatada por el Estado en 2016, cuando era propiedad de VIESGO y la empresa de energía se impuso a otras cinco empresas interesadas en la explotación de dicha central. 

Para la nueva concesión, el Principado requirió una serie de modificaciones como la restauración de la escala y la construcción de un tobogán para el paso de los esguines de salmón. 

Tobogán para el paso de esguines

“El principado buscaba un nuevo caudal ecológico que respetara el ecosistema fluvial y que no acabara con la esencia del salto de la salmonera”  

Bernardino Fernández Toraño, guarda mayor del Sella
Restauración de los saltos de la Salmonera

El objetivo era compaginar el buen funcionamiento de la fábrica con el ecosistema fluvial, evitando acabar con el entorno y garantizando la supervivencia de los peces. 

La nueva España (2018) : https://www.lne.es/economia/2018/11/22/rescata-central-hidroelectrica-riera-segunda-18655484.html

EDP,Proyecto Constructivo para el aprovechamiento del Salto de Caño: https://www.chcantabrico.es/documents/20143/129686/Documento+1-+MEMORIA+%28F%29.pdf/6aa8139d-86f5-796d-85dd-9ee32df90ef3