Sara Estrada / Ana Moro. La ruta del beyu pen es una ruta muy interesante para conocer los personajes misteriosos y mágicos de la mitología asturiana.

La ruta comienza en Santillán, en el concejo de Amieva. Este pueblo está a unos tres kilómetros de Cangas de Onís.

Lo primero que ves es un puente colgante sobre el río Sella, que tuvimos que cruzar. Te encontrarás con dos caminos, no habrá problema por perderse, porque está todo muy bien señalizado, y escogemos el camino de la izquierda “el Camín de la Reina”.

La ruta discurre por un bosque encantador con árboles y elementos naturales. Algunos de ellos elementos recuerdan a las figuras mitológicas de Asturias, gracias a la obra del artista gijonés Julián Bravo, que proporciona un ambiente fascinante a los personajes que vas viendo durante el viaje. La ruta tiene unos 3 kilómetros de largo y siempre va paralela a un regatín.

Durante el recorrido, aparecen personajes mitológicos asturianos, como la xana, uno de los más populares del folclore de Asturias. Es representada de dos maneras: como mujeres hermosas con túnica, de cabello largo y rubio, o como una mujer baja, delgada y muy morena. También aparece “la bruxa”, una anciana fea, arrugada y gruñona que conoce todos los secretos de la magia y la brujería. Según esta creencia, su mirada puede enfermar a las personas que no le agradan y echarles “mal de ojo”. Siempre visten de negro, con escoba, y van acompañadas de un gato negro.

El bugosu es otro de los animales del bosque en la mitología asturiana. Su apariencia es mitad humana y mitad de macho cabrío. Es bípedo, con cuernos, torso peludo y pelo espeso. Tiene las patas de cabra y su cuerpo y cabeza tienen rasgos de hombre.