La Jueya entrevista al cantautor.

Chus Pedro, símbolu de la canción y la cultura asturiana, nace en L´Entregu en 1955 y ya desde guaje empieza, de la mano de su padre, a interesase pol mundu de la música.

Años más tarde forma, xunto a Manolo Peñayos, Gabino Antuña, Nacho Alonso, Pedro Pangua, Julio Sánchez-Andrade y Manolo Quirós, el grupo Nuberu de música asturiana.

Durante toda su vida tuvo un gran compromisu con la política, llegando a militar en varios partidos de la izquierda, y con la defensa de la asturianía y la oficialidá del idioma.

En la imagen, Alfredo García, responsable de Redes Sociales y redactor de La Jueya, sonríe a la cámara durante la entrevista.

¿Cómo surdió Nuberu?

Ente l`añu 1975 y l`añu 1976 surde un colectívu cultural llamau Camaretá, del que Manolo y yo yéramos miembros. Tamién taben poetas como Xuan Marcos o Manuel Asur, que se dedicaben un poco al tema, digamos, de axitación y propaganda y a difundir un poco lo que yera aquella organización.

Camaretá nació con inquietudes culturales, reivindicando les señes de identidá d´Asturies como rexón, país o comunidá, llámalo como quieras. Y reivindicaba tres aspectos fundamentales que son un poco la esencia de lo que ye güei Nuberu. Nuberu como marca nació nel añu 1978, cuando grabemos el primer discu “Asturies ayer y güei“. Aunque Manolo y yo ya habíamos tau tocando xuntos nel colectivu Camaretá y anteriormente a eso, faciendo coses, poro d´una forma mui esporádica.

Nuberu como conceptu ye una tayuela, con tres pates: Una pata ye la reivindicación del mundu del trabayu y del mundu solidariu; otra pata de la tayuela ye lo que nosotros denominamos la tradición innovada, lo que ye la recreación artística o creativa; y la tercera pata ye fundamental, que ye reivindicar les señes d´identidá d´un pueblu, reivindicar una llingua, la nuesa llingua materna, que ye´l asturianu y tou lo que implica la cultura asturiana en su conxunto y la historia y la herencia de  los nuestros mayores.

Aprovechando que falas del asturianu, ¿Ves cerca la aprobación de la llingua, o entá queda trabayu por realizar?

Queda trabayu por facer, pero nunca vi tan cerca la oficialidá del asturianu como la veo nestos tiempos actuales, debidu a  la sensibilidá del gobiernu asturianu, de la conseyera y de tol so equipu, que, ensin ningún tipu de complexu luchen y lleven luchando enantes de tar nel parlamentu asturianu y enantes de tar en instituciones como elementos de la sociedá civil activa y que creía y que cree un pocu nesa reivindicación de la nuestra cultura, d`eses señes de identidá, de les que yo ti falaba antes.

Nunca ningún gobiernu anterior tuvo una sensibilidá cola llingua como la que tien el gobiernu actual que dirixe Adrián Barbón. Y ojo, díztelo unu que nun ye socialista, que se llama Pedro y que ye un home independiente de la izquierda plural.

Sin embargu, estuvisti metíu en varios partidos.

Yo milité siendo mui joven en la Liga Comunista Revolucionaria, pero tenía 16 o 18 años, eso fue de guaje. La LCR yera un partido de origen trotskista, ideolóxicamente falando, vale dios que caí del pinu y en vez de falar de los soviets, vi a un partíu políticu llamáu el Partido Comunista de España, que creía lo que naquellos años llamábase la reconciliación nacional.

Creí, por puru pragmatismo ideolóxicu, que`l mio sitiu taba meyor nel PCE que nel mundu de la utopía. Aunque sigo creyendo nel mundu de la utopía en términos ideolóxicos y na vida en xeneral, yo preferí incorporame a les files del Partido Comunista, del que fuí responsable d`organización en San Martín del Rei Aureliu.

Depués tuvi na Comisión de Cultura colos cantantes y artistas del PCE, xunto con Víctor Manuel, Ana Belén, Juan Diego, Teddy Bautista, y un montón de gente.

¿Cómo empezasti cola música?

El primer sueldu que cobré fue una peseta y fue con tres años. Iba de la mano col mio pá pol L`Entregu y mi padre cantaba mui bien. Llamábase Gerardo, llamabenlu Gerardo´l paxarín. Cantaba como los Ángeles, cantaba asturianaes, flamenco, copla, tangos, tonada…cantaba de too.

Entonces yo iba con él garrau de la mano y topamos con un paisano que yera´l tíu más “gatu” que había nel pueblu, pero que tenía munches perres. Pues decía-y el paisano al mío pá: Gerardo, ¿tú crees que´l tu guaje cuando sea mayor cantará igual de bien que tú, ho?. A lo que´l mio pá contestó: Cuando sea mayor va a cantar meyor que yo y encima va a cobrar por cantar. A lo que´l paisano contesto-y: pues si mi canta algo, do-y una peseta.

Y yo, como taba acostumbráu a escuchar cantar al mio pá cuando se afeitaba, pues no sé esautamente mui bien lo que canté, fici un amagu de cantar “Vengo de cortar un roble del alto La Cabruñana“, que ye una tonada asturiana “brava”. Y a aquel paisano no-y quedó más remediu que pagame mi primer sueldu. Diome una peseta y díxome mio padre: fíu acabas de ganar el primer sueldu.

Y tengo que reconocer que´l primer mánager que tuvi, y el meyor que tuvi en mi vida, fue mi padre.

¿Son compatibles la música y la política?

Sin política nun hai vida y sin música nun hai vida. La vida ye música, la vida ye política; la vida ye compromisu, la música ye compromisu. Compromisu cola tu tierra, colos tus amigos, col mundu solidariu, col mundu del trabayu, con tou en xeneral. Vivir ye música y sin música nun hai vida.

¿Cómo vivisti la primera experiencia musical nun escenariu?

Antes de Camaretá ya cantábemos per ahí Manolo y yo, en clubs “multiculturales” de la época, en la semiclandestinidá. Solíamos facer escursiones con distintes asociaciones: había mucho asociacionismo cultural en la época de la Transición. Yo pertenecía a una que yera de L´Entregu, que yera la Asociación de la Amistad, y estaba baxo´l paragues de la Iglesia progresista de aquellos años. Y allí estábemos anarquistas, xente de la Democracia Cristiana… y buenu, vivíamos baxo una dictadura y había que combatila dalguna manera.  La forma que yo tuvi de combatir esa dictadura fue cola mi música, con una música compartida, no sólu con Manolo, sino con la xente de la mi xeneración, que creíemos nel mundu de les llibertaes, y que creíemos y queríemos transformar la sociedá. Y nesti sentiu, la mi forma de contribuir humildemente fue cantando entre comunistas y socialistas nos Maizales, na fiesta del día de La Cultura, o en aquelles excursiones que ti decía que faciemos los domingos con diferentes asociaciones culturales como la de La Calzada, La Cultural Xixonesa, Asociación de Amigos del Nalón, Amigos de Mieres

¿Cuándo te disti cuenta que podías vivir de la música?

El primer discu de Nuberu presentóse´l día 18 de xunetu de 1978 nel Teatru Sindical de L´Entregu y recuerdo que coincidía con les fiestes de La Laguna allí en L´Entregu, y col 18 de xunetu (día del “alzamientu nacional”), así que en L´Entregu, aquel día surdió con Nuberu “l´alzamientu rexional o nacionaliegu” (rises).

Y entonces ahí fue cuando te diste cuenta de que ya podías dedícate a la tu profesión.

No, yo tuvi la suerte nun momentu determinau de la mio vida, de facer de mi vocación, mi profesión durante un periodu de tiempu determinau. Pero después tuvi que compaginalo tamién con otru tipu d´actividaes, tantu empresariales, como directivu de diferentes empreses; porque hubo un momentu que la “movida madrileña” interesaba más que´l mundu´l cantautor, porque los políticos, a los cantautores en aquel momentu, y yo creo que tovía a fecha de güei, en cierta medida nos utilicen un pocu como clinex de usar y tirar, y en un momentu determináu nos instrumentalizaron. Yo fui consciente d´ esa instrumentalización y dexéme llevar por ella. Pero la mayor parte de mi vida dediquéme a la mi profesión que ye cantar y facer canciones y subir a los escenarios y echar mítines y eses coses. Pero bueno, pasándolo mui bien y pasándolo mui mal, y en algunas ocasiones “con los güevos en la garganta”.

¿Que supón Nuberu na to vida?

Nuberu en mi vida supón, pues mi vida.

Del 83 al 91 tuviste un conflicto con Manolo Peñayos y decidistis separavos. ¿Qué pasó y cómo retomastis la relación?

Pues como les pareyes, discrepar, tener idees diferentes… y tomamos caminos diferentes. Y luego un motor fundamental pa que nos uniésemos Manolo y yo otra vez fue´l mi fíu. Tábamos un día nel Bar Concheso que ye un bar históricu donde se cantaba muchu tonada y música asturiana, donde nos xuntábemos y yeramos clientes habituales, tanto Manolo como yo. Pues el casu ye que´l mi fíu preguntabame: “Papá, ¿por qué ya no cantes con Manolo?

Y yo decía-y: “Preguntailo a Manolo”, que taba nel otru lau con la moza, entós diba a ver a Manolo y esti contestaba-y lo mesmo. Y el mi guaje decíame: a ver papá unu dizmi que, y lo pregunte a unu y el otru dizmi lo mismu, ¿esto como ye? Y na mesa mía taba Gabino Antuña y Julio Sánchez, Y dixi, buenu, ya qu´estamos aquí nosotros tres, “¿por qué no montamos un pollu y nos xuntamos y facemos un conciertu?; decí-y a Manolo que venga“, y Manolo acercóse a la mesa; y preparamos un discu y foi´l primer discu que se grabó n´Asturies nel Teatru Campoamor nel año 1991 y que se titula “Como tú yes” y fue´l primer discu grabáu en direutu, y lu grabamos con una unidad móvil que se llamaba “El Camión”, y tuvo que venir de Barcelona. La xente volvióse a ilusionar cola marca Nuberu y volvimos a caminar xuntos.

Y hasta 2008, cuando finalmente os retirastis

En Cangues de Onís, nel Aula del Reinu, nel Xareu D´Ochobre en 2007, yo anunciélo. Pero yo nun digo que Nuberu desaparez ni que se desintegra. Yo lo que dixi fue que Nuberu se iba a retirar a descansar a les montañes de Egipto, a descansar con Xuan Cabrito; a reflexionar y a descansar hasta que llegase la oficialidá. Yo nun dixi que Nuberu se retiraba, y nunca se retiró, porque´l espíritu de Nuberu sigue siendo un espíritu vivu. Y hay xente tan xoven como vosotros o más xoven que vosotros, que mi pide canciones como La mula torda, que me pide canciones como El Chamiceru, que me pide canciones como Santa Bárbara bendita o que me piden canciones como El Chalaneru. Y mientres me sigan pidiendo canciones, mientres que nes redes sociales se sigan colgando histories y mientres sigamos faciendo conciertos, Nuberu sigue vivu porque forma parte de la tradición, de la música asturiana y de la cultura asturiana. Por eso, el día que nosotros morramos, la música nuestra va a seguir a viva y mientras que la xente la cante, tamos vivos.