Comparando información

Lucía F. y Alejandra R. Tras la gran catástrofe del año 1888. El diario católico “El Siglo Futuro” publicó una lista informativa redactada por los alcaldes del lugar sobre los daños sufridos por dicho acontecimiento en el concejo de Cabrales.

En Sotres se destruyeron y arruinaron entre casas y cabañas 105; perecieron 78 vacas, 317 cabras, 703 ovejas y 8 caballos. En Tielve 19 edificios, 8 vacas, 425 cabras y 657 ovejas.
En Bulnes 5 edificios, 604 cabras y 372 ovejas.
En Camarmeña 3 edificios, 141 cabras y121 ovejas.
En Arangas 25 edificios, 4 vacas, 317 cabras y 359 ovejas.
En Arenas 19 edificios, 4 vacas, 412 cabras y 820 ovejas.
En Poo 11 edificios, 11 vacas, 100 cabras y 116 ovejas.
En Berodia 16 edificios, 12 vacas, 135 cabras, 428 ovejas y 2 caballos.
En Inguanzo 29 edificios, 27 cabras y 279 ovejas.
En Asiego 25 edificios, 25 vacas, 210 cabras y 606 ovejas.
En Puertas 25 edificios, 39 vacas, 267 cabras y 464 ovejas.
En San Roque de Ortiguero (sic) 11 edificios, 40 vacas, 390 cabras y 550 ovejas.
En Carreña 32 edificios, 11 vacas, 112 cabras y 419 ovejas.

En total, 330 edificios, 229 vacas, 3.707 cabras, 5.914 ovejas y 10 caballos.
Todo esto sin contar las fincas rústicas que se han convertido en escombreras.

Diario madrileño, El Siglo Futuro 23 mayo, 1888

Además, José Manuel Puente Fernández redactó un artículo titulado “La Gran Nevada de 1888 en Cantabria y Asturias”

La nevada comenzó el 14 de febrero, desde ese día nevó de forma continuada hasta el 20, cuando se inició una mejoría transitoria aunque esta fue acompañada de grandes heladas hasta el día 23. El día 24, comenzó un nuevo periodo de nevadas incluso aún más intensas que las de los días anteriores y las cuales no cesaron hasta principios de marzo, siendo seguidas de fuertes heladas. Pasada la primera semana de marzo hubo un cambio en el viento hacia el oeste-suroeste que generó un periodo corto pero intenso de deshielo. Cuando parecía que todo había pasado, a mediados de mes dio comienzo una nueva nevada, sobre todo en zonas del interior y montaña, que no cesó hasta pasado el día 22. En todo momento, la nevada fue acompañada de intensas ventiscas, acumulándose grandes cantidades de nieve que luego se tradujeron en catastróficas avalanchas.

Captura de pantalla de la tabla de datos

“En Tielve alcanza la nieve una altura de dos metros sesenta centímetros, nada se sabe de los vecinos de Sotres desde hace 15 días. Poco más o menos pasa con los vecinos de Bulnes, del pueblo no se sabe nada desde hace ocho días” (situación desesperada de los pueblos altos del entorno de los Picos de Europa).

“El pueblo de Sotres desde el 15 del pasado hasta el presente estuvo en la más completa incomunicación, y aún hoy (día 10 marzo) es imposible penetrar ni salir de dicho pueblo, y sólo tenemos noticia de que el 3 y 4 del corriente, no pequeño número de vecinos de dicho pueblo de Sotres, expuestos a perecer irremisiblemente de hambre, han resuelto antes, en su desesperación, salir del pueblo, a modo de caravana, en dirección al inmediato pueblo de Espinama, provincia de Santander, haciendo esfuerzos sobrehumanos” (El Carbayón 2.).

“El pueblo de Sotres estuvo en completa incomunicación desde el día 15 del pasado, y aún hoy es imposible penetrar o salir de dicho pueblo, ignorando, por consiguiente, las novedades allí ocurridas, y sólo si tenemos noticia de que algunos vecinos de dicho pueblo, amagados a perecer de hambre, se arriesgaron a salir en caravana con dirección al inmediato de Espinama, en Liébana, haciendo esfuerzos sobrehumanos y formando escalinatas por encima del duro hielo donde iban fijando los pies, y aterroriza el considerar los precipicios inmensos que tenían que sortear (…) En Bulnes cogió la nevada más de 40 personas en las cuevas apartadas del pueblo, donde la nieve llegó a medir 6 metros. En ellas permanecieron hasta el día 3 del corriente, haciendo heroicos esfuerzos por salir de sus prisiones” (Desde Arenas, Oriente de Asturias, 6 de marzo).

Fuente: Nevada de 1888 Página oficial del concejo de Cabrales